El adverbio

Asignatura: Lenguaje |

Adverbio es una palabra invariable que califica o determina la significación:

a)De un verbo: si vives bien, no morirás mal.
b)De un adjetivo: eres muy perspicaz.
c)De otro adverbio: pasó demasiado pronto.

El adverbio es, por tanto, una especie de adjetivo invariable del verbo, del adjetivo o de otro adverbio con los cuales se junta. Los adverbios de grado (nada, poco, escasamente, muy, extraordinariamente, etc.), por ejemplo, sirven para graduar la significación del adjetivo: nada simpático, poco agradable, muy atractivo, etc. Ya sabemos, pues, una función del adverbio: modificar la significación del adjetivo.

Pero desempeña otra función, tan importante o más, en el grupo verbal. Adverbio significa, justamente, “junto al verbo”. En efecto, es una palabra invariable (no cambia de forma) que, en el grupo verbal, complementa al núcleo verbal o verbo, añadiéndole informaciones de tipo muy variado: el lugar donde ocurre la acción, el tiempo en que ocurre, la cantidad de acción, etcétera:

Ha gritado aquí. / Ha gritado antes. / Ha gritado poco.

Y algunos adverbios modifican la significación de otros adverbios:

Escribe muy mal. / Vivo bien cerca. / Se portó muy adecuadamente.

(En estos ejemplos, los adverbios modificados son los que van en último lugar: mal, cerca, adecuadamente.)

Así pues, lo que debe quedar claro es que el adverbio es un parte invariable de la oración que modifica la significación del verbo, del adjetivo o de otro adverbio.

Como los adjetivos, los adverbios pueden ser calificativos o determinativos (demostrativos, relativos, interrogativos, indefinidos).

Los adverbios indican lugar, tiempo, modo, cantidad, orden, duda, afirmación, negación, etc. Por ello se califican de lugar, de tiempo, de modo, etcétera. Ejemplos:

Calificativos: bien, mal, despacio, peor, pésimamente, etc.
Demostrativos: aquí, ahí, entonces, así, tal, tanto, etc.
Relativos: donde, do, cuando, como, cual, cuanto, cuan, etc.
Interrogativos: ¿dónde?, ¿dó?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿cuál?, ¿cuánto?, etc.
Indefinidos: así así, alguna vez, tal vez, algo, nada, quizá, doquiera, dondequiera, etc.

Un mismo adverbio puede pertenecer a dos o más clases. Ejemplo: veo claro (de modo); ¿Ves bien? ¡Claro! (afirmación).

Algunos adverbios admiten aumentativos, diminutivos y superlativos (muchazo, de mucho; lejitos, de lejos; poquísimo, de poco).

En ocasiones, algunas de las voces que figuran como adverbios desempeñan otros oficios (de sustantivo: tu sí más parece un no; de adjetivo: pides mucho pan; de pronombre: pides mucho -indefinido-; de conjunción: ya llores, ya rías; de interjección: ¡arriba!, ¡bien!).

Los adverbios acabados en -mente llevan dos acentos prosódicos, pues se componen de un adjetivo calificativo femenino y del sustantivo mente. Cuando el primer elemento, separado, lleva acento ortográfico lo conserva al unirse a -mente. Ejemplo: hábilmente, fácilmente, óptimamente, etc.

Los adverbios que acompañan al adjetivo o a otro adverbio, si son simples o de una sola palabra, se anteponen: medio vivo, muy cerca, etc. Si son compuestos, preceden o se posponen: de par en par abierta, o abierta de par en par.

Tanto y cuanto se apocopan delante de un adjetivo, sustantivo adjetivado o adverbio: tan recio, tan hermosa, cuan fino, etc.

Frases o modos adverbiales. Locuciones adverbiales
Se denominan así los conjuntos de dos o más palabras que forman un bloque siempre unido y hacen oficio de adverbios: a sabiendas, a hurtadillas, a ciegas, etc. En efecto, modifican (veámoslo con algunos ejemplos):

-a un verbo: Viene con frecuencia; Me arreglo en un periquete.
-a un adjetivo: Era orgulloso en grado sumo; Las cerezas están rojas en extremo.
-a otro adverbio: Eso está lejos de veras; Lo llevaré mañana por la tarde.

Es barbarismo decir desde ya, por desde luego, y después de todo, por como quiera, por sea como fuere o por en suma.

Clases de adverbios y de locuciones adverbiales
Según sea su significado, los adverbios pueden ser: de lugar, de tiempo, de modo, de cantidad, de afirmación, de negación, de duda.

Vamos a enumerar algunos, así como las locuciones adverbiales correspondientes:

-Adverbios y locuciones de lugar. Informan acerca de dónde se realiza la acción. Los principales son: aquí-ahí-allí, encima-debajo, cerca-lejos, arriba-abajo, enfrente-atrás, delante-detrás, al otro lado, en medio, en cabeza, dentro-fuera, a la derecha-a la izquierda, al final, etc.

-Adverbios y locuciones de tiempo. Informan acerca de cuándo tiene lugar la acción. Estos son los más usados: ayer-hoy-mañana, antes-después, pronto-tarde, siempre-nunca, por la mañana, por la tarde, por la noche, de vez en cuando, ahora, ayer, anoche, ya, aún, enseguida, de madrugada, de cuando en cuando, al amanecer, al anochecer, a primera hora, a última hora, en un periquete, en un santiamén, con frecuencia, de algún tiempo a esta parte, etc.

-Adverbios y locuciones de modo. Explican cómo se realiza la acción. Ejemplos: Habla mal; Duerme plácidamente. He aquí los más frecuentes: bien-mal-regular, despacio-deprisa, así, aprisa, a gatas, a escondidas, a las claras, a hurtadillas, a ojos cerrados, a la chita callando, a tontas y a locas, a pie juntillas, punto por punto, de este modo, de esta manera, a ciegas, a manos llenas, a dos carrillos, etc.

Muchísimos adverbios de modo terminan en -mente: plácidamente, tranquilamente, admirablemente, pésimamente, entrañablemente, etc. Pero, ¡cuidado!: no todos los adverbios acabados en -mente son adverbios de modo.

-Adverbios y locuciones de cantidad. Informan acerca de a cuánto alcanza la acción del verbo, o la intensidad significativa del adjetivo y del adverbio: si son abundantes, escasas, intensas, débiles, etc. Con el adjetivo, casi todos ellos funcionan como adverbio de grado.

Llueve abundantemente. / Es bastante rubia. / Miente casi siempre.

Sus principales formas son: mucho (o muy con los adjetivos y ciertos adverbios): Llueve mucho; Cae una lluvia muy abundante; Llueve muy abundantemente. Otras formas: poco, más-menos, solamente, casi, algo, todo-nada, tan, tanto, bastante, aproximadamente, más o menos, íntegramente, totalmente, parcialmente, escasamente, desmedidamente, todo lo más, a lo más, al menos, lo menos, poco más o menos, por lo menos, a todo tirar, etc.

Ejemplos: Estudiáis poco. / ¡Corre más! / Eso cuesta menos. / Solamente hay un tenedor. / Casi atropella a ese chico. / Está casi sordo. / Está algo sordo. / Nieva algo, no mucho. / Vino todo corriendo. / Harto me cuesta mantenerlo. / María es harto cursi. / Eso valdrá, a lo menos, mil dólares. / No es nada tonto. / No me importa nada.

-Adverbios y locuciones de afirmación. Aseguran que la acción del verbo se realiza. Los más frecuentes son: sí, también, ciertamente, verdaderamente, en verdad, en efecto, efectivamente, realmente, sin la menor duda, sin duda alguna, etc.

Ejemplos: Sí está en casa. ¿Vienes? / Ha llegado, en efecto. / Ángel nos escribirá sin la menor duda. / Realmente era aburrida la película.

-Adverbios y locuciones de negación. Informan de que la acción verbal no se realiza. He aquí los principales: no, nunca jamás, ni por asomo, tampoco, en modo alguno, ni aunque lo aspen, de ninguna manera, ni mucho menos, ni por esas, etc.

Ejemplos: No iré hoy al colegio. ¿Y mañana? Tampoco. / Nunca he estado en Buenos Aires. / Jamás aciertas. / No le hablaré nunca jamás. / No admite de ninguna manera mis excusas. / En modo alguno dije eso. / No lo insulté ni mucho menos. / Ni por asomo le he dicho eso. / Ni aunque lo aspen trabaja. / No olvidaré aquello en la vida. / Se quedó solo ante el portero, y ni por esas metió gol.

-Adverbios y locuciones de duda. Manifiestan incertidumbre ante la acción: no se sabe con seguridad si se realizará. Ejemplo: Quizá nos llame hoy. Los siguientes son los más empleados: quizá (o quizás), acaso, tal vez, probablemente, seguramente.

Más ejemplos: Quizá esté ya arreglado el reloj. / Me gustaría ir, y tal vez vaya. / Acaso haya llegado ya. / Hoy habrá, probablemente, sesión infantil.

Complementos
El adverbio puede llevar complementos, que pueden ser:

a)Un sustantivo: dentro de la casa.
b)Un pronombre: cerca de ti.
c)Un verbo: antes de comenzar.
d)Otro adverbio: bastante mal.
e)Una oración: siempre que tú quieras.

Análisis del adverbio
Para analizar el adverbio se dirá:

a)Su clase (si es primitivo, derivado, simple, compuesto, de lugar, de tiempo, modo, cantidad, comparación, orden, afirmación, negación, duda).

b)A qué palabra modifica (si es verbo, adjetivo, sustantivo, adverbio).

Modelo de análisis… Analicemos los adverbios contenidos en la siguiente frase: usted no ha entendido muy bien este punto.

No: adverbio primitivo, simple, de negación, que modifica al verbo ha entendido.

Muy: adverbio primitivo, simple, de cantidad, que modifica al adverbio bien.

Bien: adverbio primitivo, simple, de modo, que modifica al verbo ha entendido.

Ortografía
Hay palabras que se atildan cuando son adverbios, para mejor diferenciarlas de los casos en que no lo son. Ejemplos:

Más (de no insistir más) y mas, conjunción (de iré, mas no ahora).
Sí (afirmativo) y si (conjunción).
También se atildan los adverbios cómo, dónde y cuándo, interrogativos o admirativos, y aún, siempre que equivalga a todavía.

Puntualización
Algunas formas mencionadas -(como por ejemplo): mucho, poco, bastante, todo, tanto, más, menos, algo y nada- pueden funcionar como adverbios de cantidad, como determinantes indefinidos y como pronombres indefinidos. ¿Cómo saberlo? Aplazaremos esta cuestión para futuras lecciones de Escolar.CO pero, de momento, recuerda esto:

-como adverbios: modifican a un verbo, a un adjetivo o a otro adverbio:

Sales poco de casa. / Corre bastante. / No vives nada cerca.

-como determinantes: preceden a un nombre:

Hay mucho público. / Se amontona bastante tierra. / Echa más agua.

-como pronombres: sustituyen a un nombre o a un grupo nominal:

Es mucho dinero; no esperaba tanto (= tanto dinero).
Tráeme algo (= alguna cosa).

 

WordPress Developer | WordPress Developer India | Freelance Web Developer




O quizás prefieras buscar por temas:
, , , , ,

Enlázanos:



 ¡Si necesitas este artículo en formato Word para algún trabajo solicíta el envío gratuito por E-mail pero recuerda que siempre es mejor adquirir conocimientos y desarrollarlos que presentar una copia!


Enviado por Martínez Pujalte el 12 enero, 2012. Asignatura Lenguaje. Puedes seguir cualquier aportación hecha por los usuarios a esta entrada mediante RSS 2.0. O dejar tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


ocho × 9 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>