Los mayas

Asignatura: Historia |

La cultura Maya es una de las tres grandes culturas precolombinas de América, junto con los aztecas e incas, pero anterior.

Geográficamente la zona maya parte de las sierras de Guatemala y Chiapas, terminando en el extremo de la península de Yucatán. Dejando de lado la vertiente pacífica, podemos distinguir tres regiones o zonas:

-Tierras altas del sur: zona caracterizada por valles intermontanos, temperatura fresca y lluvias abundantes.

-Tierras centrales: se encontraría situada entre las tierras altas del sur y la línea que les divide de Yucatán. Son tierras medias donde las temperaturas son altas y alta humedad. Los ríos son caudalosos y es abundante la vegetación de selva tropical.

-Tierra al norte: zona seca, de suelo calizo y terreno cada vez más bajo.

El esquema de evolución aceptado para la cultura maya incluye: un Formativo Complejo; una etapa desarrollada con tres momentos: el Previo (200 a.C.-300 d.C.), período Inicial (300-600 d.C.) y el Final (600-900 d.C.); y un período Posterior (900-1442 d.C.).

Durante el período Inicial destacaron fundamentalmente dos centros: Tikal y Uaxactún, mientras que en el Final, momento de esplendor de la cultura, sobresalen, junto con Tikal, Palenque, Copán, Quiriguá, Piedras Negras, Bonampak… etc.

El momento de decadencia maya parece situarse en torno al 889 d.C., pero sus causas no están nada claras. Se ha especulado con la posibilidad de que se produjese una invasión de gentes de la Costa del Golfo y zonas interiores de México, con una cultura inferior; también se ha hablado de revueltas internas, epidemias y, algo más real, el hundimiento del sistema económico, de base agrícola, por un exceso de población. Algunos autores piensan que el elevado concepto del tiempo que tenían los mayas les llevaron a deificarlo y al final del período abandonarían las ciudades cuando creyeron que llegaba el fin del mundo.

Organización urbana de los mayas
Los principales centros mayas caben ser calificados de ciudades, en cuanto que eran cabeza política, administrativa, económica y religiosa de su región correspondiente.

Se trata de un urbanismo articulado en torno a plazas y patios, y con agrupaciones de edificios más o menos distanciados, adaptándose a la estructura del terreno.

Desde el punto de vista arquitectónico, los edificios mayas más relevantes están realizados en piedra, con formas sencillas, y destacan los templos -realizados sobre un basamento piramidal-, los palacios, plataformas de baile, juegos de pelota, etc. Este tipo de construcciones configurarían el núcleo fundamental de la ciudad, pero junto a ellos habría otro tipo de edificios realizados con materiales perecederos, cabañas de planta rectangular, con cubierta a cuatro aguas, y que serían la residencia de las clases populares.

Escultura
La escultura exenta es prácticamente inexistente, tratándose en la mayoría de los casos de relieves cuyas características más importantes son las siguientes:

-Siempre están enmarcados en jambas, dinteles, estelas…, y se relacionan con el culto religioso.
-Siempre representan escenas o figuras humanas.
-Casi siempre aparecen glifos, que cuentan lo que se representa o que son conmemoración de un hecho concreto de un personaje.
-Se trata de relieves muy planos -bajo relieves- que tienen una evolución desde lo que se llama relieve a dos planos, a planos intermedios.
-Las figuras que aparecen están tratadas de forma realista.
-Presentan una evolución hacia un claro barroquismo.
-Nunca aparece en ellos pintura.

Ejemplos importantes son la Estela 12 de Piedras Negras, el Altar 5 de Tikal o la Estela D de Copán, en la que se ven personajes y animales entrelazados. Dentro del conjunto de las estelas mayas, es en la ciudad de Copán donde más abundan. La mayoría de estas datan del siglo VIII.

Por lo que se refiere a la pintura, las mejores representaciones se encuentran en Bonampak, donde las tres salas de un palacio aparecen decoradas con esta técnica.

Las principales características de la pintura maya son:

-Utilización de la línea para marcar el dibujo.
-Representación de escenas con bastante dinamismo.
-Amplia gama de colorido.
-Lo que se relata en las escenas es la vida de los altos jefes, de altos personajes, y al igual que en el relieve, aparecen glifos explicativos de lo que representa.
-Generalmente es pintura retrato.
-No existe una perspectiva bien conseguida.
-No hay gradación en los colores.

La cerámica
Otra de las actividades realizadas por los mayas fue la alfarera, habiendo sido dividida la producción cerámica del período Clásico en dos grandes etapas: Tzacol y Tepeu. La cerámica de la primera fase enlaza con la del período protoclásico. Se trata de una cerámica polícroma, muy variada, cuyo tipo más clásico es el vaso cilíndrico sin patas, casi siempre decorado; junto a este aparece la vasija de forma más típica: vaso cilíndrico con patas -trípode- y tapa cónica. Por lo que se refiere a la cerámica de la segunda fase es más rica en policromía; presenta gran variedad de formas: vasijas con pedestal, platos, vasijas de silueta compuesta…, aunque también aparece el tipo anterior.

Junto a la cerámica aparecen también figurillas de arcilla, modeladas o realizadas con molde, que representaban deidades, señores guerreros, jugadores de pelota… Destacan por su realismo y naturalismo, pudiendo establecerse un catálogo de ocupaciones y categorías a través de su estudio.

De los diversos talleres destaca el de la isla de Jaina, situada en la costa occidental de Yucatán, donde las figurillas son muy abundantes; aparecen con actitudes normales, y representan a gente importante. Son polícromas y de gran variedad en los adornos.

Además de estas producciones, los mayas realizaron finos trabajos en hueso, madera, adornos de plumas, tejidos…, y quizá se dedicasen a la música -debido a la aparición de instrumentos de viento y percusión-, canto y danza.

Economía maya
La economía de los mayas se articulaba en torno a la agricultura del maíz, cultivo muy rentable que permitió un crecimiento importante de la población.

Los sistemas agrícolas debieron de ser variados, existiendo sistemas de agricultura intensiva como chinampas, terrazas y suelos artificiales, aunque mayoritariamente la agricultura sería de barbecho corto o roza, y en algunos lugares de regadío.

El cultivo del maíz se complementaría con el del frijol, calabaza, tubérculos, pimientos, tomates, frutos diversos, zapote, vainilla, cacao, etc. Otras plantas no comestibles importantes fueron el algodón, tabaco, copal, hule y chicle.

Se aprovechaba la miel, se hacían bebidas de vegetales, como el pulque… La agricultura estaría complementada por la caza (venado, pavo, guajorote, patos, monos…) y la pesca.

Se admite que, mayoritariamente, la propiedad de la tierra era comunal, de los linajes o clases que residían en las aldeas, poblados o centros mayores; en cada lugar era el jefe el que distribuiría las tierras de cultivo a cada uno de los habitantes. No obstante, parece ser que también se dieron casos en los que hubo propiedad privada de la tierra, como es el caso de los terrenos para huertos o solares familiares, situados al lado de cada choza y de pequeñas dimensiones; y el caso de los jefes de aldea, que tendrían terrenos que serían trabajados por esclavos -no muy claro- o por habitantes de la aldea que prestarían este trabajo como tributo.

Por lo que se refiere al tributo, era una de las bases de la organización socio-económica. Los campesinos mayas tenían que entregar gran parte de sus beneficios al jefe de la aldea en concepto de tributo, al parecer voluntario, para ser después repartidos y utilizados los excedentes con fines diversos. Así, los que trabajaban voluntariamente en la construcción, tierra, caminos, etc., eran mantenidos por el jefe, por lo que gran parte de los tributos entregados volvían a los campesinos, bien como pago, bien en época de crisis alimentaria o como regalo.

Comercio. Había productos de valor importante, como el jade, turquesas, copal, hule, plumas de quetzal… No se conocen trabajos en metales preciosos, excepto unos pequeños cascabelillos encontrados en un pozo como ofrenda.

Ya en la época Clásica el comercio maya adquirió un gran desarrollo, con vías que ponían en comunicación el área maya con zonas más alejadas.

Principales importaciones: del oeste llegaban jade, colorantes minerales, obsidiana, plumas de quetzal y alfarería teotihuacana o de Monte Albán. De la costa del Pacífico llegaban conchas, tintes y sal.

Se exportaban productos del área, trabajos en pedernal, plumas de aves, cacao, copal, algodón, vainilla…, y parece ser que existían tierras especiales dedicadas a la exportación, lo que permitía, mediante trueque, adquirir otros productos.

Los comerciantes mayas tenían una red de caminos bastante amplia; estaban protegidos por guerreros y parece ser que el comercio lo monopolizaban los nobles, no los comerciantes, aunque es posible que estos tuviesen que ver con la nobleza. Los comerciantes tenían unos emblemas especiales que les permitían una mayor facilidad de desplazamiento; tenían también una divinidad protectora: Ekchuah.

Los mayas desarrollaron hasta límites considerables sistemas de medición del tiempo y cálculos basados en el conocimiento de las matemáticas. Para estos poseían una numeración de base vigesimal, mediante el empleo de puntos y barras, e incluso se cree que tenían un símbolo para la representación del cero.

Organización social y política
Globalmente las tierras mayas del período Desarrollado estaban organizadas socialmente a través de unas familias muy amplias, que eran patrilineales y patrilocales, agrupadas a su vez en clanes y linajes exógenos y patrilineales.

Ya en el Formativo medio, los clanes y linajes estaban organizados en el área maya; tenían tierras comunales sobre las que ejercían derechos. Aunque en principio había cierta unidad, pronto empiezan a diferenciarse dos grupos: la nobleza y el campesinado. A partir de este momento del Formativo, algunos grupos de campesinos empiezan a trasladarse a las aldeas, donde desempeñan tareas de tipo político-religioso; serán los que gobiernen. A medida que va creciendo la población y las aldeas, las tierras se van ampliando, y será el grupo dirigente el que efectúe los repartos, por lo que ellos se quedarán con las mejores tierras; aquí parte un inicio de diferenciación económica.

El linaje residente en las aldeas coparía todos los puestos de poder, religiosos, políticos y administrativos. Las relaciones de los demás centros con el principal, estarán organizadas según su proximidad de parentesco con el jefe principal.

Herencia del poder. Se heredaba por línea masculina directa de padres a hijos, aunque en algunas urbes mayas hubieron mujeres que desempeñaron el cargo de jefes, quizá porque no hubo hijos varones, o quizá porque actuaran como regentes.

Los grupos sociales. Fundamentalmente son dos: el dirigente: nobleza o sacerdotal. Campesinos, artesanos, obreros…

Por encima de todos ellos estaba el Halach Uinic, que es quien detenta el poder supremo político, administrativo y judicial.

Analizando por separado los distintos grupos sociales tenemos lo siguiente:

Nobleza. Existen dos grupos: el político y el sacerdotal o religioso. Dentro del primero se han definido una serie de títulos, a la cabeza de los cuales estaría el Halach Uinic; por debajo de él habría una serie de jefes dependientes, los Bataboob, ligados por parentesco con el primero. Un cargo noble muy curioso es el llamado Nacom, al parecer jefe supremo de los guerreros. Los Ah Alpopoob serían unos consejeros especiales del Halach Uinic en cada uno de los centros dependientes. Los Tupiles estarían encargados de la vigilancia de las ciudades; serían una especie de policía urbana.

Por lo que se refiere a la nobleza religiosa, a la cabeza, al igual que en la política, estaba el Halach Uinic, y por debajo de él se encontrarían los sacerdotes principales, encargados del culto barroco y lujoso, y unos sacerdotes secundarios, encargados de los centros menores.

Este grupo sacerdotal es el que detenta el saber, un saber maya muy amplio destacando la invención de una escritura muy original, un calendario y una numeración no menos originales, cuyo mérito mayor ha sido la plasmación de ello.

La escritura maya es la más evolucionada del continente americano. La gran abundancia de glifos distintos ha dado lugar a múltiples controversias entre los lingüistas, que todavía hoy dudan sobre el carácter de su escritura.

Los mayas conocían la escritura que, igual que la egipcia, en principio era ideográfica y después evolucionó hacia un modelo fonético como las europeas. Conservaban por escrito tradiciones históricas y religiosas: el Popol Vuh, texto que recoge el origen del mundo y del hombre; el Rabinal Achi, drama guerrero de tipo ritual; y numerosos textos de magia y otras cuestiones. Todos estos textos al entrar en contacto con los europeos fueron transcritos al alfabeto latino.

Dentro del estamento popular podemos distinguir los siguientes grupos:

-Comerciantes y artesanos: Los comerciantes estaban vigilados o dirigidos directamente por la nobleza, aunque no se sabe ciertamente si formarían parte de ella o no; posiblemente se tratase de un grupo independiente, no muy numeroso, y con una capacidad económica que les permitía cierta libertad.

Los artesanos plantean dificultades para poder establecerlos dentro de un grupo determinado, sobre todo cuando se trata de artesanos especializados, los cuales, si no pertenecían a la nobleza, sí estaban protegidos por esta.

-Los campesinos eran la gran mayoría de la población e incluiría a cazadores, pescadores, agricultores y los recolectores de frutos.

-El tema de los esclavos no está bien conocido, aunque es posible que se llegase a esta condición por captura en la lucha o por algún hecho delictivo.

Aspectos religiosos
La importancia que la religión tiene entre los mayas hace que no exista una diferenciación entre lo profano y lo sagrado; además unido a ello estaría la medición del tiempo, tema muy debatido y poco claro. Parece ser que entre los mayas el tiempo era algo muy importante, pudiendo estar, incluso, sacralizado, conmemorando los finales de las diferentes etapas cronológicas con el levantamiento de estelas en las ciudades.

A efectos prácticos los mayas utilizaban años de distinta duración. El año Haab duraba 365 días, divididos en 18 meses de 20 días y 1 mes de 5 días considerados nefastos. El año Tun constaba de 360 días y el año Tzolkin de 260 y tenía un sentido religioso y oracular.

Entendían el tiempo como una sucesión de eras e imaginaban que el mundo estaba sostenido por un lagarto o una tortuga. A la vez daban gran importancia a los puntos cardinales, atribuyendo un color diferente a cada uno y añadiendo un quinto punto cardinal a los cuatro existentes. Así, al norte le asignaban el color blanco; al oeste el negro; al sur el amarillo; y al este el rojo. Por su parte el quinto punto, o punto central, sugería un árbol muy grande que llegaba hasta el cielo, que era la vía de comunicación con las esferas superiores.

Los dioses mayas: En principio parece que los sacerdotes mayas llegaron a hablar de un dios único al que denominaban Hunab Ku, a veces identificado con el dios popular Itzamna, dios benéfico de los mayas, dios del bien. El dios (de la lluvia) Chac en el área maya tuvo poca importancia en el período de desarrollo cultural, pues era una zona abundante en agua. Kinich Ahau es uno de los dioses más representativos y parece que tenía algo que ver con algún tipo de culto. Es un dios benéfico. El Ah Mun es un dios del maíz, representado como un joven que sale de una mazorca. El Ah Puch es el dios de la muerte, dios maléfico, asociado muchas veces a la guerra.

Lo asombroso es que esta gran cultura comenzó a decaer de tal forma que cuando llegaron los españoles ya era un recuerdo, en trance de extinción, sin que sus causas estén bien determinadas.

 

WordPress Developer | WordPress Developer India | Freelance Web Developer




O quizás prefieras buscar por temas:
, , , , ,

Enlázanos:



 ¡Si necesitas este artículo en formato Word para algún trabajo solicíta el envío gratuito por E-mail pero recuerda que siempre es mejor adquirir conocimientos y desarrollarlos que presentar una copia!


Enviado por Julián S. Canseco el 27 febrero, 2012. Asignatura Historia. Puedes seguir cualquier aportación hecha por los usuarios a esta entrada mediante RSS 2.0. O dejar tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 8 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>