Los trovadores

Asignatura: Literatura |

Fueron los caballeros franceses los que, creando primero el nuevo ideal de héroe, lo llevaron a la literatura. Sin lugar a dudas, porque fue Francia el país en torno al cual se conformó el primer núcleo que diera origen al ejército de las Cruzadas. El espíritu gótico, fundido con los antiguos valores, unido a la misión destinada a los cristianos y a la sumisión del varón combatiente frente a la dama, hicieron que el código de honor imperante cobrara naturaleza literaria. Las raíces de la nueva poesía cortesana se hallan en Provenza. Allí nacieron las llamadas “cortes del amor”, que fueron las encargadas, contraviniendo, empero, los sobrios dictámenes del cristianismo imperante, de difundir por toda Francia la figura del trovador cortesano, que es quien lleva a la nueva literatura formas de estilismo depurado.

Guillermo IX. Duque de Aquitania
(1071-1127). Uno de los más antiguos poetas en lengua romance y el primer trovador provenzal. Cruzado, aventurero y gran amante de las mujeres, cultivó la canción puramente erótica. Se conservan once poemas suyos, en que la temática amorosa es tratada a veces con gran crudeza.

Marcabrú
Vivió en la primera mitad del siglo XII. Trovador provenzal, probablemente nacido en Gascuña, pasó algunos años en la corte de Alfonso VII de Castilla. Autor de pastorales y de serventesios (composiciones burlescas), quien, víctima de sus escarceos amorosos con damas comprometidas, fue muerto por sus enemigos personales. Su producción comprende cuarenta y dos poemas (1129-1150), así como numerosas canciones de cruzada (1137-1138), que tenían como fin el incitar a españoles y franceses a participar en la lucha contra los almorávides. Su obra se caracteriza por el tono moralista: se queja continuamente de la corrupción de las costumbres, del triunfo del falso amor sobre el amor cortés.

Bernart de Ventadorn
Se le considera maestro de la canción del siglo XII. Merced a sus apasionadas composiciones, logró el favor de la dama Agnes de Montluçon, lo que hizo tuviera que padecer destierro. Es único entre los compositores seculares por la cantidad de su música que ha sobrevivido: de sus cuarenta y cinco poemas, dieciocho tienen su música intacta, una circunstancia inusual para un trovador. Bernart es acreditado a menudo por ser la influencia más importante en el desarrollo de la tradición de los trovadores en el norte de Francia, puesto que allí lo conocían bien, sus melodías circularon extensamente y los primeros compositores trovadores parecen haberlo imitado. La mayoría de sus poemas son amorosos. Se diferencia de otros autores de la época por la manera más personal de mostrar sus sentimientos. El reconocimiento a su obra llegó en el romanticismo.

Peire de Auvernia
Gran amigo personal del anterior, fue llamado por Dante “cantor de la probidad”. Murió en 1231, después de hacerse fraile. Su maestro fue Marcabrú y se le considera un poeta moralizador. Se conocen diecinueve composiciones suyas.

Peire Vidal
(1181-1205). Natural de Tolosa (Navarra), supo aunar el espíritu de los cruzados con satíricas expresiones destinadas a los príncipes de Constantinopla y contra las damas de la alta sociedad, por lo cual un noble hizo que, en castigo, se le perforase la lengua con un puñal. Se conservan cuarenta y cinco de sus canciones. Las doce de las que todavía se conserva la melodía reflejan el mérito de su reputación como músico. Con fama de petulante y fanfarrón, se le describe como rebosante de ingenio y de agudeza, espontáneo y transparentando una auténtica simpatía personal, donde siempre halla pretextos para componer canciones en las que raramente deja de ser brillante y agudo. Fue consejero de grandes personajes de su tiempo.

Bertrán de Born
(1140-1215). Fue un soldado occitano y trovador. Sus canciones, profundamente románticas, hablaban de las sangrientas luchas de aquel tiempo. Profetizó el castigo del infierno para el Rey Enrique II de Inglaterra. Es uno de los trovadores más populares, el tipo perfecto de barón feudal, que no piensa más que en aventuras y batallas, no por patriotismo, sino por necesidades económicas y venganza personal. Era el cantor apasionado de la guerra, y sus serventesios políticos lo colocan entre los más grandes poetas de su género.

Arnaut Daniel
Vivió entre la segunda mitad del siglo XII y comienzos del XIII. Fue venerado por Petrarca como “maestro del amor”. Se conservan dieciocho composiciones suyas (dos de ellas con música). Todas ellas, excepto una, son de tema amoroso. Perfeccionador de la sextina de rimas entrelazadas.

Thibaut de Champagne
(1201-1253). Rey de Navarra (desde 1234) y conde de Champaña y Brie como Teobaldo IV. Autor de cultas alegorías y renovador del género al hacerlo más refinado, en lo que a forma estilística y a temática se refiere.

En Alemania, dicho género adquiere importancia gracias al llamado ‘Manuscrito de Heidelberg’, elaborado hacia 1330, en Zúrich. En dicha obra se da cuenta del nombre de más de 140 poetas de gran valor, pertenecientes a la época de los Hohenstaufen. Dichos autores se caracterizan por la gravedad e incondicionalidad con que sirven los ideales caballerescos.

Walther von der Vogelweide
(1170-1230). Es considerado como el poeta más puro y humano del idealismo caballeresco. Sus canciones se nutrían de sentimientos naturales, no estilizados. Utilizó sus poesías como arma política, tomando partido a favor de cada uno de sus sucesivos protectores; en su calidad de acusador del papado, fue un antecesor de Lutero. Su poesía amatoria se cuenta entre lo mejor de su producción.

El Rey Artús y sus caballeros
Pocos decenios antes de que las canciones de los trovadores se expandieran por Europa, las literaturas de Occidente recibieron, también de Francia, una forma de la antigua poesía épica: La novela de caballería. Dicha novela, o género novelesco, adquiere forma de clásico de la literatura con el conjunto de relatos titulado ‘El Rey Artús y los caballeros de la tabla redonda’, debidos a la pluma de Chrétien de Troyes. Gracias a su obra, recibe el Occidente el valor de unas figuras éticas y románticas en las que se reflejan, al unísono, el amor y el valor. El caballero Artús (Arturo), de la novela titulada ‘Erec’, libera a su mujer del abrazo lascivo del señor del castillo. El vasallo Artús, extrae de las aguas de Bretaña un doloroso destino de amor. Lancelot se humilla en amorosa servidumbre y, para lograr el amor de su dama, tiene que combatir cada año con un demonio maligno. Fantasía, romanticismo, magia, heroicidades son las características de tal conjunto de relatos.

Lecturas recomendadas: ‘Amadís de Gaula’, en versión de Ordóñez de Montalvo; ‘Libro del buen amor’, del Arcipreste de Hita; ‘Quintin Durward’, de Walter Scott; ‘La vaquera de la Finojosa’, del marqués de Santillana; ‘Canto espiritual’, de Ausias March.

 

WordPress Developer | WordPress Developer India | Freelance Web Developer




O quizás prefieras buscar por temas:
, , , , ,

Enlázanos:



 ¡Si necesitas este artículo en formato Word para algún trabajo solicíta el envío gratuito por E-mail pero recuerda que siempre es mejor adquirir conocimientos y desarrollarlos que presentar una copia!


Enviado por J. Luis Moreno el 13 agosto, 2011. Asignatura Literatura. Puedes seguir cualquier aportación hecha por los usuarios a esta entrada mediante RSS 2.0. O dejar tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


8 × = cuarenta ocho

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>